Ñoquis a la Antigua

Ingredientes:

  • Harina tamizada                                   125 grs.
  • Manteca                                                50 grs.
  • Huevos                                                  3
  • Leche                                                    250 cc.
  • Nuez moscada                                     a gusto
  • Queso gruyère rallado                          100 grs. (para gratinar)
  • Sal y pimienta                                       a gusto

Preparación:

  • Poner en una cacerola leche, manteca, sal y nuez moscada a fuego fuerte.
  • Cuando la manteca se haya derretido, volcar en forma de lluvia la harina tamizada. Mezclar muy bien con una espátula.
  • Bajar el fuego al mínimo o poner la cacerola al lado del fuego o sobre una plancha de calor, y dejar que la masa se seque, siempre revolviendo para que no se pegue. Este proceso demorará unos 5 minutos.
  • Retirar del fuego dejar enfriar lo suficiente (tibia) y agregar los huevos. Mezclar para obtener una masa pastosa, lisa y de mediana consistencia.
  • Poner en una manga de pastelería con un pico liso mediano.
  • Poner a hervir una olla agua con 8 a 10 gramos de sal por litro. Cuando hierva, poner al lado del fuego.
  • Con la mano izquierda presione la manga y con la derecha corte los ñoquis con un cuchillo mojado frecuentemente en agua caliente, de un largo de 4 cm, tirándolos luego al agua. También se puede hacer con una cucharita, también mojada en agua caliente, haciéndolos en este caso del tamaño de una pequeña nuez.
  • Luego de terminar de hacer los ñoquis, llevar la olla a ebullición. Luego de 1 minuto, bajar el fuego para que la ebullición quede en un “simple temblor”. Dejar hervir así durante unos 15 minutos.
  • Cuando los ñoquis estén cocidos irán flotando. A medida que floten, sacarlos con la ayuda de una espumadera.
  • Controlar el punto de los ñoquis constatando su elasticidad, signo que en el medio están cocido. Reservar sobre un lienzo.

Presentación:

La salsa ideal para estos ñoquis es la manteca avellana.

Otra forma de presentarlos es gratinados, para lo cual se disponen en una fuente para horno enmantecada en capas. Entre medio de las cuales se espolvorea queso gruyère rallado y al terminar, rociar con manteca clarificada (ver receta).

Dicen que los consejos son como sol de invierno: alumbran pero no calientan.

Hagan una excepción y atiendan a uno que se equivocó:

Es importante no tentarse y sustituir la manteca clarificada por manteca común fundida a último momento, porque es la garantía de un fracaso. La razón: los sueros y leche disueltos en la manteca harán que se peguen. Lo garantizo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s